viernes, 21 de noviembre de 2014

Distinto y mejor

Aquí concluye la temporada asiática...


Pero no fue la cerveza en el Salvador, sino el evento de masas que a la misma hora ocurría en el Ayuntamiento de mi complaciente ciudad lo que me recordó a dónde había vuelto.

Porque a lo mejor no debería buscarle un sentido a una cola de cientos de personas para ver el féretro de Cayetana de Alba. Pero creo que si se lo buscáramos, tanto a la cola de la Duquesa en la plaza Nueva como a la que rodea el mausoleo de Mao en la plaza de Tiananmen, seguro que nos iría distinto.

En China y aquí nos iría distinto y mejor. Estoy convencido. Con todos mis respetos por los difuntos,

jueves, 20 de noviembre de 2014

Go west

De vuelta a Europa, el avión va persiguiendo al Sol. El espectáculo de su puesta se alarga por espacio de 12 horas...


Sigo buscando el rayo verde encima de Novosibirsk. 

Con todos mis respetos por esta belleza,

Plax

La sonrisa final u otras formas de inteligencia

A veces pienso que tener múltiples opciones puede no hacerte libre, sino todo lo contrario. Desde decir qué ordenador te compras, hasta el vértigo de decidir entre múltiples destinos vitales, sean lugares o proyectos, sin saber claramente dónde cada uno de ellos te puede llevar. 

Al intervenir la razón, la elección paraliza, reduciendo, como en la física, los grados de libertad. Por eso, en una esfera banal, puede ser mejor solución seguir rutinas. Es este mi caso cuando en un avión, frente a las decenas de películas disponibles, opto siempre por la que haya de Woody Allen.


Camino de Amsterdam, veo Magic in the Moonlight, otra de estas pequeñas maravillas de nuestro idolatrado mito. Una historia que también habla de decisiones. Y que me demuestra que más allá de la razón o de las rutinas, a la hora de elegir los sentidos también nos abren otras posibilidades a través de la duda. Por detrás del baile de las apariencias, siempre hay algo fijo que es la voluntad, que se construye con una mezcla extraña de realidad, fantasía y de creencias.

No voy a contar nada de la historia. Pero enseñarlo con esta sencillez está al alcance de muy pocos: entre ellos, este genio. Hacerlo provocando además una sonrisa final es la más alta forma de inteligencia.

Con todos mis respetos,

Plax

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Kamo

Corriendo por el río Kamo me despido de Kioto, y empiezo mi regreso a España. 



Como los submarinistas para volver a la superficie, la transición será gradual: de Kioto a Tokio, de ahí a Shanghai, luego Ámsterdam y finalmente Sevilla.

Aun así, creo que cuando llegue me zumbarán los oídos. Esta descompresión será compleja.

Abrazos, 

Plax

domingo, 16 de noviembre de 2014

Love train

…es frecuente ver a la gente echando una cabezadita en los trenes y metros de Japón. Hay quien deja caer la cabeza atrás, quienes lan inclinan con ángulos milagrosos hacia ambos lados, también los hay que desarrollan la técnica de poner las manos a lo butterfly pillow agarrándose el cuello…pero el 99% de los japoneses se soban con el tracatrá de las vías…y lo saben.

Pero es un acto, el de dormir en el tren, tremendamente solitario. De hecho, la gente solo reacciona cuando involuntariamente echa la cabeza en el hombro de el de al lado, y como impulsados por un resorte, vuelven a su posición original. Por eso, ver cómo una parejita, después de haber echado sus horitas de karaoke, o de comerse un okonomiyaki juntos, juntan sus cabezas para descansar hasta su estación, me vuelve a llenar de ternura…tanto o más que si llevaran los mismos botines puestos…


Con todos mis respetos por esta pareja, y por todas las que hacen lo mismo sin temer a dejar en el otro su reguero de babita…vivan los love trains...

Plax

Conbini

Hace frío…diez y media de la noche en una ciudad perdida de Japón…busco algo para tomar antes de dormir…decidiéndome entre la cerveza fría o el café caliente, de repente aparecen las luces del conbini…en este caso un Lawson, como podría haber sido un 7-eleven, o un Family Mart…y con él, una inusual y agradable sensación de hogar…



Realmente no sabría cómo describir el paisaje urbano de Japón. Es completamente diferente a la regulada y ordenada Europa: en medio de la ciudad puede aparecer un cementerio, igual que al lado del cementerio levantarse una torre de alta tensión, que al lado de la torre de alta tensión haber un campo de práctica de golf a tres niveles con un templo sintoísta dentro…

Y entre todo ese orden incomprensible para un europeo, la única constante es el conbini. A su vez, también, parecido a un supermercado en miniatura (convenience store), pero en el que puedes encontrar  a su vez, un cortaúñas puesto junto a las chocolatinas, gayumbos de emergencia al lado de bollicaos, o revistas porno junto a precocinados de buey al curry para comer… 

Japón es el conbini, y el conbini es Japón. Con todos mis respetos para los japoneses, y a su manera especial y única de ordenar su mundo…

Plax

viernes, 14 de noviembre de 2014

Stendhal

Entendamos por Stendhal un orgasmo estético visual, en el que el órgano excitado es el cerebro, y la segregación que se produce, una simple lagrimita. Así: ver algo, llorar de emoción y hacer snif. Un suspiro es opcional.

Hoy he tenido tres Stendhals. Récord personal, por cosas como esta:


...o esta...


...o esta...


No describo ni digo nada más. Kioto me tiene la libido sensorial por las nubes, completamente subyugado por su belleza extrema. Os aseguro que creía saber dónde venía, pero esta avalancha me supera...

Con todos mis respetos hacia el romanticismo alemán, y entendiendo profundamente a nuestro amigo Stendhal,

Abrazos

Plax

jueves, 13 de noviembre de 2014

Japan Cab Driver

...y otra cosa: que te lleven a la estación de tren en un taxi con más luces que el Enterprise, conducido por un taxista com gorra y guantes blancos, no tiene precio...


La antítesis de Taxi Driver se llama Japan Cab Driver...del Fary, mejor ni hablemos...

Abrazos

Plax

Místicos o teóricos

Desde hace mucho tiempo que me llamó la atención saber qué era el zen. Los teóricos hablaban de una rama del budismo, los más místicos me decían algo de un estado extremo de renuncia.


...desde hoy no sé qué dirán teóricos o místicos...pero para mí, el zen significa quedarme con la boca abierta durante media hora, como esta mañana me he quedado mirando el patio de mi hostal en Hikone, después de correr...

Tengo suerte. Y desde aquí quería dar gracias a Buda o a quien corresponda.

Abrazos

Plax

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Kiriki

Me habían avisado del tamaño de Tokio, pero no de cuánto sus tentáculos podían alcanzar. Ahora lo compruebo. En el camino desde Tokio a Hikone, mi siguiente parada, atravieso campos y campos, donde casas y casas se colocan como dados en un tablero: la ciudad hace kiriki, nunca deja de crecer y de ganar.
Aparentemente, el sitio donde me voy a quedar los próximos días es un lugar tranquilo. Tiene su castillo al borde de un lago, y un aspecto de lugar no se sabe si olvidado o perdido. Me va a venir bien para pensar en mi partida de dados particular.

Abrazos