sábado, 20 de diciembre de 2014

La pequeña señal

No es que crea mucho en el más allá. Si creyese, sería más bien en su opuesto, el más acá: a menudo me gusta pensar que quienes se fueron siguen con nosotros, y de vez en cuando nos dejan mensajes, pistas, una pequeña señal.


Andando por el parking, de repente veo la de mi abuelo Juan. Mi cabeza se ha disparado, ha volado al Alosno, treinta y tantos años atrás. A la puerta de la calle la Iglesia, donde aparcaba su R8, siempre a los pies de su ventana. Y mira que hace frío, pues he podido sentir el calorcito que daba su chapa, el rozar con el codo su ventana, cuando corríamos a la casa porque nos acababan de llamar.

Con un nudo en la garganta, con cariño, se lo dedico a mi sobrino que mañana se va a bautizar. Algún día lo comprenderá. Y a ti, Bisagra, ¡quién pudiera volver hacia atrás, aunque solo fuera un momentito!  

Besos

Plax

Turismo humano

Corro al final de la noche, cuando todo cambia. Y alargando cada vez más los entrenos, los cambios se perciben más y mejor: más tiempo, más distancia, más sitios que atraviesas y más caras que encontrar.

Hay gente de traje; unos que vuelven tambaleantes, arrastrando los pies, con las chaquetas abiertas y los nudos de la corbata desabrochados, y otros que van, repeinados, paso ligero, dejando un rastro de olor a colonia si los aproximas poco a poco desde atrás. Hay quienes ves sentados en los bares; unos con la mirada perdida llevándose lentamente los churros a la boca abierta sin tener muy claro si van a acertar, y otros removiendo el café nerviosamente, mientras pasan las páginas de las esquelas del ABC en la barra, para ver cuántos pésames van a tener hoy que dar. Quien se acerca a un cierre metálico para abrirlo y empezar a trabajar; quien con la papa ha buscado refugio en la puerta de la tienda de al lado, acurrucado, durmiendo un poquito la mona antes de poder continuar.

Y así, tantos. Raramente se encuentran, o se miran, o se dirigen la palabra. Cada uno a lo suyo. Entre unos y otros paso mirando, sudoroso y curioso, haciendo turismo humano por mi propia ciudad.

Con todos mis respetos,

Plax

jueves, 18 de diciembre de 2014

Allá donde escampa

Desde ayer miércoles, me he planteado un propósito personal. Las razones os las contaré cuando nos veamos en directo, pero parte de un principio básico: dejar de respirar la polución ambiental que tiene este país, tal cual.

Porque esto es como decíamos en su día, cuestión parecida al mal tiempo, o la contaminación atmosférica. Si estás en un sitio donde llueve todo el día, en lugar de soplar a las nubes, cómprate un paraguas. Si la atmósfera de tu ciudad es irrespirable, no intentes despejar el aire con aspavientos y cómprate una máscara de gas. Y si te cansas de aguantar el paraguas, o no te sienta bien la máscara, búscate para vivir otro lugar.

Por eso, mientras pienso dónde poner el paraguas a secar cuando deje de sostenerlo, me asomo a tomar aire en los sitios donde escampa, donde no me mojo, donde se me secan los sentidos y no se me entumece el espíritu. Para algo en lo que esta tierra es puntera, que es en el flamenco, lo bueno que hay no me lo puedo perder...como el homenaje que ayer se hizo a Curro Fernández en el Fibes...

video

...que cada vez que veo a ese torbellino que es Eva la Yerbabuena se me caen los palos del sombrajo. Y cómo entra Arcángel con la seguirilla...para qué queremos más.

Con todos mis respetos a la gente que me hace vibrar,

Plax

lunes, 15 de diciembre de 2014

Perdonad que no me levante

...sólo pensar que a día de hoy, 15 de Diciembre, llevo ya dos cenas de Navidad, me predispone para lo que está por llegar...hace unas horas recibía una llamada para una invitación a otra comida, y cuento ya con otras cuatro celebraciones más, la nuestra de los PoNis entre ellas...

Que conste que disfruto con todas ellas. Quienes asisten conmigo pueden dar fe de que lo doy todo. Y para estas fiestas seré igual: en materia de celebraciones, soy inasequible al desaliento. Pero desde aquí anuncio que solamente una cosa podría provocarme el gatillo festivo...mandarme de vuelta a casa...hundirme en el más navideño de los hastíos...

Por favor, a quienes nos reunamos en estos días, hagamos lo posible por tener una Navidad sin entrar en el Groucho...y si alguien sigue queriendo intentarlo y propone ir, ya parafraseo en mi respuesta al Groucho de verdad y al epitafio de su tumba...para ir para allá, perdonad que no me levante...

Con todos mis respetos,

Abrazos

Plax

sábado, 13 de diciembre de 2014

El árbol, el bosque, Podemos y la Universidad

Pues es cierto, como me anunció Manipura antes de volver de China, que el debate está vivo. Y me alegra que así sea, aunque sea por contraste. Estando allí en Shanghai, la gente hablaba en voz baja de lo que estaba ocurriendo en Hong Kong, pero nada trascendía de lo que ha sido una protesta a día de hoy irremisiblemente callada: seguramente, en un año, no habrá memoria de lo sucedido y todo seguirá igual.

Como un cubo de agua fría, o caliente, aterrizar y asistir al debate sobre el ascenso de Podemos, me hace despertar bruscamente tras el distanciamiento y el letargo. Especialmente, porque dentro de la disputa, que llega a la ridiculez del presunto escandalito de la beca de Errejón, veo instalada una libertad para decir cualquier cosa que me parece un signo de salud a celebrar. Se discute, y ese es el principio básico del sistema del que nos hemos dotado en esta parte del mundo. Otra cosa es a quién sirva esa discusión, pero eso tal vez sea para otro post...

El caso es que en paralelo a ese debate, y en lo que es una estrategia destinada a desacreditar a una nueva "casta universitaria", de repente leo en TBOs como El País reportajes y artículos de opinión sobre la corrupción intrínseca a la Universidad, a sus sistemas de selección y promoción, proponiendo fiscalizar lo que en ella se imparte, auditar los proyectos que desde ella se promueven...pareciera que el problema principal de este país, el lastre que no le deja avanzar sea, de repente, la Universidad.

A ver.

En Octubre hicieron 12 años desde que empecé a dar clases en la Universidad. Tiempo suficiente para darme cuenta de cómo funciona desde dentro. Y doy fe de que podrida, está. Y como además de la Universidad estoy en el mundo, me doy cuenta de que lo está exactamente al mismo nivel que el mundo empresarial, la política, el fútbol o los toros. Sí, hay dentro de ella iniciativas interesantes, gente voluntariosa que lo hace bien con mucho sacrificio personal, pero no deja de ser una estructura inmóvil, lenta, rígida.

No sé si es el lastre. Lo que sí sé es que podría ser un motor y nadie lo quiere arrancar. Un motor que además, desde 2001 alguien decidió griparlo, en virtud de una ley aprobada por José María Aznar y luego refrendada por Zapatero y Rajoy, y que ningún gobernante se ha propuesto verdaderamente rescatar. A lo mejor no interesa, o tal vez debiéramos, como institución, darle el mismo status de "cascarón de huevo" que en nuestro país tienen la monarquía o la Iglesia: se les da dinerito, no se las toca y se las deja estar. Calladitos estamos mejor.

Pues no. La Universidad tiene que evolucionar, tiene que cambiar. Exponerse y competir, aportar valor, criticarse a sí misma, transformarse y avanzar. Es algo completamente necesario. De los que critican a Podemos, sí que les suscribo un requerimiento que también he oído, y que debiera ser la primera tarea que Podemos debiera abordar: airear su propia casa, ordenarla, reformarla. Hay muchas prioridades, y la de la educación, universitaria incluida, es fundamental.

Eso es en lo que a mí respecta.

En lo que respecta a la discusión en general, por favor, seamos serios. A los que supuestamente "saben" gobernar por la experiencia, que dejen de hacer cazas de brujas y de hacer el ridículo. Si realmente quieren reformar la Universidad, que sean valientes y le metan mano, reformando el legado que Aznar dejó sobre ella, y contando con los que dentro de ella están. No sacando escandalitos: un árbol no tapa todo el bosque, y para escandalitos, los que tanto "saben", tienen mucho que callar. La gente no es tonta, lo sabe, y en consecuencia votará.

Con todos mis respetos,

Plax

sábado, 6 de diciembre de 2014

El Pequeño Nicolás...



Con todos mis respetos,

Miniurgo.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Tirándome a la piscina

Sí, me tiro a la piscina, porque quiero aprender. Saber qué piensan quienes leen este blog acerca de lo que voy a decir.

En esta mariana ciudad donde los Mundiales de baloncesto se anuncian en carteles con la Esperanza Macarena, el lamentable y gravísimo problema del maltrato femenino se utiliza para dar una muestra de intolerancia, en mi opinión, más trasnochada que la que supuestamente se pretende criticar.

Corriendo el lunes pasado, a la altura de Luis Montoto, me encuentro con este anuncio contra la violencia de género, que me produjo arcadas:


...y es que me parece que identificar el burka de las mujeres afganas con el maltrato es como decir que la desnudez de los indios del Amazonas es una invitación a la pornografía: sencillamente, una gilipollez. Otra de nuestro Alcalde y de su Ayuntamiento con su No8Do.

Con todos mis respetos para quienes llevando un burka sufren el maltrato, tanto como para quienes lo viven poniéndose una minifalda; no se trata de criticar una cultura, sino de denunciar actos que se producen con demasiada frecuencia en nuestra sociedad occidental de manera lamentable, por muy moderna, democrática y tolerante que nos creamos que es.

Llevaba toda la semana pensando, y quería oír vuestras opiniones. La que tengo de momento sobre esto queda aquí.

Con todos mis respetos,

Plax

viernes, 21 de noviembre de 2014

Distinto y mejor

Aquí concluye la temporada asiática...


Pero no fue la cerveza en el Salvador, sino el evento de masas que a la misma hora ocurría en el Ayuntamiento de mi complaciente ciudad lo que me recordó a dónde había vuelto.

Porque a lo mejor no debería buscarle un sentido a una cola de cientos de personas para ver el féretro de Cayetana de Alba. Pero creo que si se lo buscáramos, tanto a la cola de la Duquesa en la plaza Nueva como a la que rodea el mausoleo de Mao en la plaza de Tiananmen, seguro que nos iría distinto.

En China y aquí nos iría distinto y mejor. Estoy convencido. Con todos mis respetos por los difuntos,

jueves, 20 de noviembre de 2014

Go west

De vuelta a Europa, el avión va persiguiendo al Sol. El espectáculo de su puesta se alarga por espacio de 12 horas...


Sigo buscando el rayo verde encima de Novosibirsk. 

Con todos mis respetos por esta belleza,

Plax

La sonrisa final u otras formas de inteligencia

A veces pienso que tener múltiples opciones puede no hacerte libre, sino todo lo contrario. Desde decir qué ordenador te compras, hasta el vértigo de decidir entre múltiples destinos vitales, sean lugares o proyectos, sin saber claramente dónde cada uno de ellos te puede llevar. 

Al intervenir la razón, la elección paraliza, reduciendo, como en la física, los grados de libertad. Por eso, en una esfera banal, puede ser mejor solución seguir rutinas. Es este mi caso cuando en un avión, frente a las decenas de películas disponibles, opto siempre por la que haya de Woody Allen.


Camino de Amsterdam, veo Magic in the Moonlight, otra de estas pequeñas maravillas de nuestro idolatrado mito. Una historia que también habla de decisiones. Y que me demuestra que más allá de la razón o de las rutinas, a la hora de elegir los sentidos también nos abren otras posibilidades a través de la duda. Por detrás del baile de las apariencias, siempre hay algo fijo que es la voluntad, que se construye con una mezcla extraña de realidad, fantasía y de creencias.

No voy a contar nada de la historia. Pero enseñarlo con esta sencillez está al alcance de muy pocos: entre ellos, este genio. Hacerlo provocando además una sonrisa final es la más alta forma de inteligencia.

Con todos mis respetos,

Plax